La atención intercultural de salud en Bolivia, un gran avance para la medicina actual

País Salud
La atención intercultural de salud en Bolivia, un gran avance para la medicina actual
La atención intercultural de salud en Bolivia, un gran avance para la medicina actual

La atención intercultural de salud constituye un avance en la medicina actual como en el reconocimiento de los derechos indígenas. Se trata de la articulación y complementariedad de la medicina académica con la medicina ancestral. Unidad que debe conformarse a partir de la identificación de sus nodos débiles y de sus nodos fuertes. Es decir, la debilidad de una debe ser complementada con la fortaleza de la otra para consolidar un solo sistema.

Bolivia, al haber aprobado su Constitución Política en 2009, se reconoce a sí misma como nación multinacional, multicultural y plurilingüe. En su seno coexisten múltiples identidades en la población que corresponden a múltiples naciones indígenas originarias. Se trata de diferentes modos de vida que cohabitan en un mismo territorio y se relacionan y articulan mutuamente. Modos de vida que generan diversas visiones históricamente estructuradas sobre la vida y la muerte, la realidad y el mundo, el cuerpo y la espiritualidad, la salud y la enfermedad. Una de estas visiones es, sin duda alguna, la medicina y sus prácticas ancestrales. Pero ¿cuál es su situación en la actualidad?

La atención intercultural de salud

La atención del sistema mono cultural de salud a una población indígena es vivida por ésta como una agresión cultural. Este tipo de atención se presentó y aún lo hace como un mecanismo de dominación imperial de los pueblos. Contra estas prácticas médicas y como parte de la liberación de las naciones indígenas originarias, se fortalece la medicina tradicional. Pero esta medicina no solo emerge de entre los flancos imperialistas, sino que patentiza la interacción democrática de las culturas. Practica y propugna la actividad médica en un contexto de relaciones igualitarias de las naciones que comparten el territorio boliviano.

En enero de 1984 se reconoce oficialmente la vigencia de las medicinas indígenas y en 1987 se reglamenta su ejercicio. Sin embargo, las pugnas políticas en su interior opacaron el mérito de ser el primer país en reconocerlas oficialmente. La politización al cual fue sometida, hasta el 2006, obstaculizó la formulación de políticas y estrategias de integración articulada. De este modo, retrasaron sus procesos de articulación con la medicina académica, y fundamentalmente, el desarrollo de la medicina intercultural.

La medicina tradicional y la salud intercultural de hoy es resultado de la dinámica histórica social que vive Bolivia. La lucha de las naciones indígenas originarias, desde la colonia hasta la época republicana (2006), no ha sido en vano. Su aporte es grandioso a la lucha del pueblo por su liberación del imperialismo, que se traduce en transformaciones históricas. En este sentido, el proceso de cambio, en tanto emergente de condiciones concretas, vigente en la actualidad y en franco desarrollo constituye la base y sustento de la atención intercultural de salud

Revisión general

Resumen