Los problemas cuando los egresados se plantean realizar su Tesis de Grado

Educación País
Los problemas cuando los egresados se plantean realizar su Tesis de Grado
Los problemas cuando los egresados se plantean realizar su Tesis de Grado

Cuando los estudiantes egresados se plantean realizar su Tesis de Grado se enfrentan a muchas dudas sobre cómo llevarlo adelante. Así, son frecuentes las expresiones: “no sé cómo hacer mi tesis”, “dicen que es muy amplio mi tema”, “me han comentado que hay que leer mucho para hacer una tesis”, “no entiendo muy bien los textos de metodología”, “estoy desmotivado para hacer mi tesis”, “tengo experiencia pero no sé cómo hacer la tesis” y cosas por el estilo.

¿Por qué aparecen estas y otras interrogantes en los estudiantes egresados cuando éstos se plantean elaborar su proyecto de investigación académica?

La conflictividad que se presenta en los primeros pasos de la investigación académica puede ser explicada básicamente por varias razones. La situación del egresado, el carácter de la Tesis de Grado y los textos y los ritmos acelerados de vida.

La ruptura con la relación docente-estudiantil

Durante los más de 5 años que dura regularmente una carrera universitaria se genera, por lo general, ciertos hábitos estudiantiles. Estos hábitos o ritmos de la vida universitaria se dan por la relación docente estudiantil del proceso educativo universitario.

Así, el docente cumple un papel activo porque imparte clases, expone temas, plantea trabajos prácticos, evalúa, califica y presenta informes. En cambio los estudiantes deben asumir roles pasivos debido a que aprenden, asisten a clases y cumplen con trabajos prácticos. Este relacionamiento de docentes y estudiantes  es necesario y constante pues forma parte del mismísimo proceso educativo superior. Pero es precisamente en esta relación de enseñanza-aprendizaje donde se plantea un problema no siempre considerado por docentes y estudiantes.

Según los roles educativos señalados que se desarrollan durante varios años, se generaría cierta dependencia estudiantil en la determinación de los contenidos que debe aprender. En otras palabras, los estudiantes asumen convencidos de que son los docentes los llamados a presentar temas y exponerlos. Naturalmente dicho convencimiento es correcto y totalmente justificado debido al rol que les corresponde en el proceso educativo: el aprendizaje.

Esta relación docente estudiantil, no obstante, termina al finalizar sus estudios y cumplir con el plan curricular de su carrera. Desde ese instante deja de pertenecer a la universidad excepto por la realización de una de las modalidades de titulación.

Cuando elabora su perfil de tesis, por ejemplo, no se da más la relación docente estudiantil al que estaba habituado. En este caso, el tutor de tesis asignado no siempre suple las expectativas de la relación docente estudiantil anterior. El estado situacional de los egresados constituye una ruptura con la relación docente estudiantil de su formación profesional. Ruptura que al parecer ocasiona en los estudiantes egresados situaciones de inseguridad frente al inicio de su modalidad de titulación.

La Tesis de Grado es una actividad académica nueva

Una Tesis Grado es la experiencia académica más importante que debe cumplir el estudiante egresado. Forma parte de los requisitos finales del plan académico aunque comparte este privilegio con el proyecto de grado, el examen de grado, el trabajo dirigido etc.

Ahora bien, una modalidad de titulación es una actividad curricular nueva para el estudiante egresado. Constituye el último requisito del plan de estudios, pero para el estudiante equivale a una novedad curricular. Es decir que la investigación académica como modalidad de titulación es la última actividad curricular para el estudiante egresado. Última sí, pero nueva en relación a las clases, las pruebas, los trabajos prácticos, las monografías, los ensayos, etc. del plan curricular.

Aunque los antecedentes de esta nueva actividad se encuentran en la experiencia académica estudiantil, parecen insuficientes frente al proyecto investigativo. El estudiante egresado posee conocimientos teórico-metodológicos correspondientes a su especialidad académica, pero aún parece sentir inseguridad para aplicarlos.

La presencia en clases, el tomar apuntes, la realización de trabajos prácticos, ahora deben permitirle elaborar su modalidad de titulación. Una Tesis de Grado es parte del plan académico y debe expresar la aplicación del conocimiento teórico-metodológico a un nuevo tema.

La elaboración de la Tesis de Grado representa, pues, la expresión sintética del grado de aprendizaje académico que posee el egresado. Aprendizajes que deben ser aplicados en la identificación y resolución científica de nuevos problemas. Y es aquí donde reside el verdadero meollo del conflicto en el estudiante egresado: realizar un nuevo trabajo práctico académico.

En consecuencia, la realización de la Tesis de Grado u otra modalidad de titulación generan problemas particulares para el postulante. La situación de egresado es nueva porque constituye la ruptura con la relación docente-estudiantil, la modalidad de titulación es una actividad curricular nueva y finalmente, el tema de la modalidad  de titulación debe ser nuevo. El problema por tanto quedaría así: Con su nueva situación, el postulante debe realizar una nueva actividad planteándose un nuevo tema por resolver académicamente.

La bibliografía metodológica sobre investigación tampoco ayuda a resolver el problema

Casi todas las investigaciones académicas surgen con dudas, y las que logran finalizar exitosamente son las que resuelven las mismas. Aquí el postulante debe poner todo de sí, voluntad y hasta coraje si realmente quiere culminar su proyecto. Los problemas iniciales no deben consumir al tesista, al contrario, deben ser encarados adecuadamente, primero, comprendiéndolos, y, segundo, resolviéndolos.

Los contenidos del plan de estudios no deberían representar inconvenientes para el postulante debido a que fueron aprendidos en clases. De todas maneras, y no obstante aquello, el repaso a grosso modo de dichos contenidos permitirá al postulante orientarse mejor.

Los verdaderos problemas se encuentran en la metodología de la investigación científica, por la ausencia de criterios práctico-operativos en la exposición de sus fases.

No existe ninguna carrera académica en la que se ignore la metodología de la investigación científica. Al contrario, esta disciplina se encuentra en más de una materia curricular. En estos espacios se explican abundantemente temas metodológicos los que a la vez se basan en fuentes bibliográficas.

La producción intelectual sobre esta temática es abundante. Sin embargo, el problema de la mayoría de estos textos se encuentra en su enfoque no práctico. Las etapas fundamentales de la investigación son consideradas aquí en su sentido conceptual y abstracto, pero no procedimental u operativo. Por ejemplo, se define al concepto, pero no se explicitan los procedimientos para elaborar conceptos; se define al problema científico, sin embargo no se establecen las operaciones específicas para plantearse dichos problemas, etc.

Las dudas en la metodología investigativa surgen, en parte, por el modo unilateral de sus exposiciones que son teóricas y abstractas.

La ausencia de criterios operativo-procedimentales de las etapas investigativas constituye, pues, la verdadero debilidad de la abundante producción bibliográfica existente.

Los ritmos modernos de vida y las exposiciones teórico-abstractas

Los ritmos absorbentes de la vida diaria y el desarrollo tecnológico de la comunicación e información condicionan las exposiciones temáticas. Los textos sobre metodología investigativa que priorizan sus presentaciones conceptuales, teóricas y abstractas se encuentran descontextualizadas frente al mundo moderno. Por tanto son, desde ya, insuficientes para orientar de manera adecuada a las nuevas generaciones que viven a ritmos acelerados.

La razón de esta debilidad se encuentra en la contradicción entre los estilos de vida y la exposición temática: La ausencia de criterios procedimentales en las fases investigativas frente a los estilos moderno de vida de los postulantes. Es decir que los estudiantes de hoy disponen de menos tiempo para embarcarse en detenidas reflexiones lógico teóricas sobre metodología. Por ello, prefieren optar por modalidades de titulación más prácticas (Examen o Proyecto de Grado) o postergar obligadamente su titulación.

En este sentido se requiere cambiar, más bien adecuar, el enfoque de las exposiciones metodológicas, centrándose más en lo práctico-operativo. Solo renunciando a lo teórico-abstracto en las presentaciones temáticas es posible contribuir de mejor manera a las generaciones de hoy.

 

Por: Johny Luis García Guerra, Lic. en Ciencias de la Comunicación Social – UMSA

Revisión general

Resumen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *